Consultores homologados LOPD


A mis clientes de LOPD y prevención de blanqueo, les preocupa con frecuencia –y hacen bien- saber quién soy, de qué empresa vengo, qué titulaciones poseo… No quieren contratar a cualquiera para dar respuesta a cuestiones legales. Es normal.

Si estás indagando sobre a quién contratar, y tienes un rato y te das una vuelta por google para buscar asesores, consultores, empresas o profesionales dedicados al asesoramiento sobre protección de datos, te vas a tropezar casi con total seguridad con unos seres misteriosos que se hacen llamar CONSULTORES HOMOLOGADOS. Suena bien, capta tu atención y puedes pensar que es algún distintivo de calidad.

– Hola, me llamo Homologation Consultoring Men.

– ¿Pero cuántos sois?

– Sólo uno.

– Ah.

– Ya bueno, pero es que yo soy consultor homologado, Vanesa.

– Tú lo que eres es muuuuuu tooooonto.

Pues sí.

Siento mucho decirte que si tu asesor de LOPD te he explicado que el suyo es un despacho multidisciplinar, proactivo y sobre todo homologado por alguna entidad de nombre rimbombante, tu asesor de LOPD es un fantasma.

No existen títulos ni homologaciones oficiales de ninguna clase que acrediten a un profesional como experto en LOPD. Es más, no se exige titulación para serlo.

¿Has tenido alguna vez curiosidad por ver qué es una homologación?

Consultemos a nuestro distinguido diccionario de la RAE, que aunque no lo creas, existe y es muy útil:

homologar.

(De homólogo).

1. tr. Equiparar, poner en relación de igualdad dos cosas.

2. tr. Dicho de un organismo autorizado: Registrar y confirmar el resultado de una prueba deportiva realizada con arreglo a ciertas normas.

3. tr. Dicho de una autoridad: Contrastar el cumplimiento de determinadas especificaciones o características de un objeto o de una acción.

Por tanto, una homologación oficial sólo puede otorgarla un organismo autorizado (si es en materia de deporte), o una AUTORIDAD, para el resto de supuestos.

Así que si tu consultor de LOPD te cuenta que está homologado, aparte de ser un fantasma, es un candidato idóneo a la primera acepción de la definición de la RAE:

Equipar, poner en relación de igualdad dos cosas.

En efecto, los supuestos homologadores lo que ponen en relación de igualdad es a dos tontos entre sí y a un montón más. Así por ejemplo, cuando te homologa la Asociación Malagueña de Protección de Patos Personales, lo que hace es generar tontos homologados en masa, todos iguales.

Tu consultor homologado probablemente sea un buen profesional, hasta es posible que sea buena gente, pero que no te quepa la menor duda de que también es muuuuu toooooonto, pues para homologarse lo único que ha hecho es pagarle a una Asociación o entidad similar por hacer un curso que es probable que ni haya hecho y la Asociación le ha dado un título, de esos que se compran en los chinos y listo.

Es como si yo decido hacer de pronto un Registro de Objetores de Conciencia a la LOPD y para ello te cobro 30 eurillos al mes y te doy un título (pero no de los chinos, mejor me lo hago con el Word, que me sale más barato) y así nunca más te multa la Agencia de Protección de Datos.

De hecho, yo he constituido ya ese registro. Anteayer mismo:

http://protecciondepatos.bligoo.es/registro-de-objetores-de-lopp

Y ahora tú vas y te lo crees.

Por si te lo preguntas, sí, también voy a constituir una Asociación Malagueña de Homologadores de Patos Personales.

¿O acaso esperabas menos de mí?