Ficheros solvencia patrimonial y credito

Se refieren a ellos los artículo 37 y siguientes del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Según el artículo 29 de la LOPD se trataría de los ficheros tratados por quienes se dediquen a la prestación de servicios de información sobre la solvencia patrimonial y el crédito de los registros y las fuentes accesibles al público establecidos al efecto o procedentes de informaciones dadas por el propio interesado o consintiéndolo éste.

Para incluir datos en estos ficheros (más conocidos como ficheros de morosos), indica el artículo 38 que deben cumplirse ciertos requisitos:

1º. Tiene que haber una deuda cierta, vencida, exigible, impagada y contra la que no se haya entablado reclamación judicial, arbitral o administrativa, u otra reclamación.

2º. Que no hayan pasado 6 años aún desde la fecha en que debió hacerse el pago o se produjo el vencimiento u plazo correspondiente.

3º. Que se haya requerido de pago previamente al deudor.

Si hubiera cualquier principio de prueba que contradiga estos requisitos, aún indiciariamente, los datos no podrán ser incluidos en el fichero de morosos.

Por su parte, el artículo 39 exige que el acreedor informe al deudor –al momento de celebrar el contrato y al efectuar el requerimiento de pago- sobre la posibilidad de comunicar sus datos a los ficheros de morosos, cuando legalmente proceda.

Además, el responsable del fichero común de morosidad, ha de notificar a los interesados en plazo de 30 días, que sus datos han sido incluidos en el mismo y que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Estos son algunos de los rasgos de los ficheros de solvencia.

Incluir a un supuesto deudor en uno de estos ficheros sin cumplir los requisitos de la LOPD y de su Reglamento de desarrollo, puede acarrear multas de considerable cuantía.

Presta mucha atención si eres un empresario y un profesional y has decidido recurrir a estos ficheros en relación con tus clientes morosos, ya que podría ser peor el remedio que la enfermedad.