Multa a BANKIA


Veinte mil euros le ha costado a BANKIA un error, consistente en incluir a uno de sus clientes en un fichero de morosos (ASNEF) indebidamente.

Tan indebidamente lo hizo la entidad, que no dudó en reconocer su error cuando la Agencia Española de Protección de Datos le abrió expediente sancionador que dio lugar al procedimiento de tal naturaleza identificado con el número 593/2013, en el que se dictó la resolución número 218/2014.

La AEPD entiende que BANKIA habría cometido una sanción grave, vulnerando el artículo 4.3 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Dicho precepto establece que:

Los datos de carácter personal serán exactos y puestos al día de forma que respondan con veracidad a la situación actual del afectado.

En el caso que os comento, BANKIA pasó los datos del denunciante al ASNEF por una deuda de 1.109,52 euros derivada de unos préstamos personales,  a pesar de que el contrato del que traía causa había sido declarado nulo por sentencia judicial firme.

Dos cuestiones me llaman la atención en esta resolución de la AEPD:

1º. La Agencia, en primer lugar, decide (por aplicación del conocido principio general del derecho “pobrecilla BANKIA”) atenuarle la sanción, que al tener el grado de grave, llevaría asociada multa de entre 40.001 y 300.000 euros. Se la reduce porque el artículo 45.5.d) de la LOPD así lo permite cuando el infractor haya reconocido espontáneamente su culpabilidad. En consecuencia, ya no se le aplica el tramo de los 40.001 euros a los 300.000, sino el de las infracciones leves (900 euros  a 40.000).

2º. En segundo lugar, y aclarado que la pobrecilla BANKIA ha entonado el mea culpa y debe ser premiada, la Agencia le agrava la sanción por el carácter continuado de la infracción, por la vinculación de su actividad con el tratamiento de datos personales y por su volumen de negocio (artículo 45.4, letras a, c y d).

Una de cal y una de arena.

Y al final la AEPD hace “la cuenta la vieja” y son 20.000.

La verdad, no me parece gran cosa para una entidad financiera que reconoce su culpa.

Yo le habría puesto la multa máxima.

Manías personales que tiene una.

Deja un comentario