LOPD y personas juridicas

La Agencia Española de Protección de Datos, en su expediente de Tutela de Derechos nº  TD/00344/2014, ha dictado la Resolución nº R/00708/2014, en la que inadmite una reclamación de tutela de derecho de cancelación que no habría sido atendido.

El reclamante es un gerente de una empresa  (Conforducha) que actúa como tal gerente. Y la denunciada es la persona responsable de Facilisimo.com

El denunciante pretendía la supresión de comentarios que dañaban tanto el honor de la empresa, como la imagen comercial del gerente.

La razón por la que la Agencia Española inadmite la reclamación es que el reclamante es una persona jurídica, cuyos datos no son objeto de protección por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, LOPD).

Así, el artículo 2 (apartados 2 y 3) del RD 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la LOPD, establece que:

2. Este reglamento no será aplicable a los tratamientos de datos referidos a personas jurídicas, ni a los ficheros que se limiten a incorporar los datos de las personas físicas que presten sus servicios en aquéllas, consistentes únicamente en su nombre y apellidos, las funciones o puestos desempeñados, así como la dirección postal o electrónica, teléfono y número de fax profesionales.

 

3. Asimismo, los datos relativos a empresarios individuales, cuando hagan referencia a ellos en su calidad de comerciantes, industriales o navieros, también se entenderán excluidos del régimen de aplicación de la protección de datos de carácter personal.

 

Por tanto, los datos indicados de personas jurídicas y empresarios individuales no están protegidos por la normativa de protección de datos de carácter personal, ya que ésta vela por los datos de las personas físicas.

 

Y sobre el resto de peticiones del denunciante relacionadas con la vulneración de su imagen, señala la AEPD que no estamos ante una tutela sobre el derecho de cancelación previsto en al LOPD, sino ante una cuestión distinta: la protección del derecho al honor y a la propia imagen.

 

En consecuencia la AEPD responde que no se ha empleado el cauce adecuado, pues la LOPD en este caso no lo sería, y que se ha de acudir a  la vía de la Ley Orgánica 1/1982, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

Cita además la Agencia una Sentencia de la Audiencia Nacional de fecha 24 de febrero de 2011, en la que se distinguen ambos supuestos y se señala que:

La LOPD se aplica en los supuestos en los que se hace necesario someter a determinados controles el empleo de los datos personales para evitar usos inconsentidos, excesivos o destinados a fines contrarios a los recogidos o el tratamiento de los datos sin la información precisa etc. Todo esto se protege en un ámbito jurídico que es diferente a la divulgación de informaciones atentatorias a determinados derechos fundamentales como son el honor ó el derecho a la propia imagen. La separación de ambos sistemas de protección se aprecia, también, por el hecho de que los preceptos que se aplican en ambos casos son diferentes y, además, los procedimientos previstos para la reacción ante la violación de uno y otro ámbito del ordenamiento jurídico también son diferentes.

 

 

 

 

Deja una respuesta