Inspecciones proteccion de datos


DIEZ GRANDES ÉXITOS CINEMALOPDGRÁFICOS

INSPECCIONATOR

 

Inspeccionator es un ciborg asesino enviado desde el futuro para preservar el reinado de las máquinas de la Agenciakynet de Protección de Datos.

Su único objetivo en la vida es eliminar a Saritah Córner, imponiéndole una sustanciosa multa de las de la LOPD. Doña Córner, por cierto, es madre de Juan Córner, un rebelde, que vive en otra dimensión espacio-temporal en este u otro momento, pero esa ya es otra historia.

Con el Inspeccionator no puedes dialogar, es una máquina de multar –le explicó tras una tensa persecución Lopddirecta Reese a Saritah.

– ¿Pero por qué yo, Lopddirecta Reese? –preguntó Saritah cansada y asustada a su bienhechor, que también venía del futuro para ayudarla con sus conocimientos legales.

– No eres tú, es tu tratamiento de datos. No es legal –puntualizó Lopddirecta.

Saritah arrancó a llorar lastimosamente.

Inspeccionator, que oía escondido desde un rincón dijo para si:

– Ahora sé por qué llorán, pero es algo que yo nunca podré hacer.

 

FIN.

Epílogo.

Ten cuidado: en materia de LOPD todos podemos ser Saritah Córner.

Son muchos los clientes que me preguntan si pueden ser multado por no estar adaptados a la normativa de protección de datos, o por no cumplir alguna o algunas de las obligaciones impuestas por la Ley 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de datos de carácter personal y su normativa de desarrollo.

Observo aún en ciertos sectores una importante falta de conciencia sobre esta legislación. Empresarios y profesionales que están convencidos de que la norma no les afecta o “no va con ellos”.

Es un gravísimo error.

Desde el momento en que ejerces una actividad profesional o empresarial y le pides a un cliente sus datos para hacerles facturas, instalas videocámaras en tu local o tomas los datos de tus empleados para gestionar la relación laboral (contrato de trabajo, seguros sociales, nóminas…) –entre otros muchos posibles ejemplos-ya estás, casi con toda seguridad, bajo el ámbito de aplicación de la LOPD.

Como cualquier otra normativa (imagina que no das de alta a un trabajador, o que no pagas el IVA, o tus autónomos, o las tasas municipales), el incumplimiento de la LOPD conlleva multas.

Y las multas además pueden llegar a ser altísimas: el máximo son 600.000 euros y el mínimo 900.

Si bien también es cierto que la Agencia de Protección de Datos puede optar por requerirte antes de multarte (pero no tiene por qué) y que ha de graduar la sanción en función de tu capacidad económica y otros factores.

No obstante, no es nada recomendable arriesgarse al inicio de un expediente sancionador en esta materia (ni en ninguna otra, cuando estamos hablando de normativas vigentes que te resultan de aplicación).

Las inspecciones de la Agencia Española de Protección de Datos pueden iniciarse de oficio, o a instancia de parte, aunque lo más habitual es el segundo supuesto. Es decir, previa denuncia de alguna persona que se considera afectada por un tratamiento de sus datos no ajustado a la Ley.

Deja un comentario