Incumplimiento LOPD


¿Existen los objetores de conciencia a la LOPD?

Dice el Diccionario de la lengua de nuestra Real Academia Española que objeción es razón que se propone o dificultad que se presenta en contra de una opinión o designio, o para impugnar una proposición.

Y si es objeción de conciencia, añade el diccionario de la RAE que significa:

Especialmente en el servicio militar, negativa a realizar actos o servicios invocando motivos éticos o religiosos.

Pues bien, raro es el día en que yo, como asesora de LOPD y prevención de blanqueo de capitales, no me encuentro con cabreadísimos objetores de conciencia a la LOPD y a la LPBC. Pero sobre todo a la primera, supongo que por ser el servicio que más me demandan.

“¡Pues yo no me adapto, que me multen, que me metan en la cárcel, me da igual!”.

Eso me dicen, como si yo tuviera la culpa y yo hubiera inventado estas leyes.

Inadaptados.

Me gusta calmarlos con cariño y decirles que hacen bien, que si yo fuera ellos tampoco me adaptaría, que mira tú, pues para que venga un asesor de LOPD y te saque el dinero, yo prefiero irme a tomarme unas tapitas, que estás más ricas.

Me dicen que tengo toda la razón, y se van un poco menos disgustados, pero aún despotricando contra el gobierno, el poder y el maldito legislador.

Desde el punto de vista jurídico, en el ordenamiento español sólo hay una referencia a la objeción de conciencia, en relación con el servicio militar.

Así, el artículo 30.2 de la Constitución Española de 1978 establece que:

2. La ley fijará las obligaciones militares de los españoles y regulará, con las debidas garantías, la objeción de conciencia, así como las demás causas de exención del servicio militar obligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una prestación social sustitutoria.

Esta objeción se reguló en la Ley 22/1998, de 6 de julio, hoy derogada, al suprimirse la obligatoriedad del servicio militar en España.

No obstante, y por curiosidad, veamos qué decía el artículo 1.2 de esta Ley:

Los españoles sujetos a obligaciones militares que, por motivos de conciencia en razón de una convicción de orden religioso, ético, moral, humanitario, filosófico u otros de la misma naturaleza, sean reconocidos como objetores de conciencia quedarán exentos del servicio militar, debiendo realizar en su lugar una prestación social sustitutoria.

Frente a quienes defienden que la objeción de conciencia es un derecho general reconocido en el artículo 16.1 de la CE (libertad ideológica y religiosa), tenemos la opinión del Tribunal Constitucional y la propia legislación, que ni mucho menos lo reconocen como tal, sino como una excepción que debe estar expresamente regulada en una norma.

A mí me parece estupendo lo de hacerse objetor de conciencia a la LOPD.

Y a la Ley del IRPF, a la del IVA, a la LPBC y similares.

En  materia de LOPD, yo hace poco he creado un registro oficial de objetores de conciencia LOPD, donde te puedes inscribir pagándome 30 euros al mes. Además de darte un título oficial en el que te declaras objetor de conciencia, ya no tendrás que cumplir la LOPD y no podrán multarte por ello.

Para más info pulsa aquí:

http://protecciondepatos.bligoo.es/registro-de-objetores-de-lopp

No hombre, no. Que es broma.

Enfádate todo lo que quieras con la LOPD y la LPBC, pero esto es como cualquier otra normativa que tienes que cumplir.

Ya somos todos mayorcitos para conocer cuáles son las consecuencias de los incumplimientos legales.

Haz lo que te apetezca, pero no me eches la bronca cada vez que me veas.

Lo siento mucho.

El sistema es así.

No lo he inventado yo.

 

Deja un comentario