El derecho al olvido

El derecho al olvido en internet hace referencia a la posibilidad de borrar tu rastro o tu información en dicho medio. 
Introducir tu nombre y apellidos en cualquier motor de búsqueda en internet, puede traerte alguna que otra sorpresa, ya que puedes encontrar información asociada a ti que a veces jamás imaginarías que pudiera estar visible a todo el mundo. Y ni siquiera sabes cómo es posible que haya llegado allí.
Este llamado derecho a olvido viene preocupando desde hace tiempo a las autoridades europeas y a la Agencia Española de Protección de datos. 
En su memoria anual del 2011, la AEPD dedica un apartado específico al tema y estas vienen a ser sus conclusiones más importantes:
– El uso de internet hace que no haya barreras temporales ni espaciales que protejan la privacidad.
– Los motores de búsqueda, pese a sus grandes ventajas, se han convertido en un problema, ya que permiten localizar información sobre personas de forma instantánea y son accesibles prácticamente a cualquiera.
Los ciudadanos han de ser responsables y conscientes en relación con aquellos datos que suben a internet.
– Los administradores de la web tienen que determinar qué información puede ser rastreada e indexada por los motores de búsqueda.
– Procede hacer una reflexión profunda sobre la publicidad de los actos y resoluciones administrativas y revisar el alcance de ese mandato de publicidad. En el mismo sentido han de reflexionar los medios escritos de comunicación.
– Los responsables de las web y de los motores de búsqueda han de atender las demandas de los ciudadanos sobre el ejercicio de sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
– La AEPD viene amparando dichas solicitudes en caso de denuncias. No obstante los responsables de los motores de búsqueda han impugnado las resoluciones de la AEPD, lo que ha generado que la Audiencia Nacional plantee una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
– En la propuesta de Reglamento General de Protección de Datos de la Comisión Europea, se ha reflejado ya este derecho al olvido, como tal. 

     

Deja una respuesta