Webs sin aviso legal

¿Es tu web una de tantas que no cuenta con el correspondiente aviso legal que exige el artículo 10.1 de la LSSI?
¡Enhorabuena! ¡Acabas de ganarte una multa de 40.000 euros!
Es una forma de hablar, pero sin duda, la falta de ese aviso puede ser sancionada con multas que van desde los 30.001 a los 150.000 euros.
Recuerda que el artículo 10 de la LSSI te obliga a: 
Artículo 10. Información general.
1. Sin perjuicio de los requisitos que en materia de información se establecen en la normativa vigente, el prestador de servicios de la sociedad de la información estará obligado a disponer de los medios que permitan, tanto a los destinatarios del servicio como a los órganos competentes, acceder por medios electrónicos, de forma permanente, fácil, directa y gratuita, a la siguiente información:
a.       Su nombre o denominación social; su residencia o domicilio o, en su defecto, la dirección de uno de sus establecimientos permanentes en España; su dirección de correo electrónico y cualquier otro dato que permita establecer con él una comunicación directa y efectiva.
b.      Los datos de su inscripción en el Registro Mercantil en el que, en su caso, se encuentren inscritos o de aquel otro registro público en el que lo estuvieran para la adquisición de personalidad jurídica o a los solos efectos de publicidad.
c.       En el caso de que su actividad estuviese sujeta a un régimen de autorización administrativa previa, los datos relativos a dicha autorización y los identificativos del órgano competente encargado de su supervisión.
d.      Si ejerce una profesión regulada deberá indicar:
1.      Los datos del Colegio profesional al que, en su caso, pertenezca y número de colegiado.
2.      El título académico oficial o profesional con el que cuente.
3.      El Estado de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo en el que se expidió dicho título y, en su caso, la correspondiente homologación o reconocimiento.
4.      Las normas profesionales aplicables al ejercicio de su profesión y los medios a través de los cuales se puedan conocer, incluidos los electrónicos.
e.       El número de identificación fiscal que le corresponda.
f.       Cuando el servicio de la sociedad de la información haga referencia a precios, se facilitará información clara y exacta sobre el precio del producto o servicio, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y, en su caso, sobre los gastos de envío o en su caso aquello que dispongan las normas de las Comunidades Autónomas con competencias en la materia.
g.      Los códigos de conducta a los que, en su caso, esté adherido y la manera de consultarlos electrónicamente.
Y dice el artículo 38.3.b de la misma norma que:
3. Son infracciones graves:
b.      El incumplimiento significativo de lo establecido en los párrafos a y f del artículo 10.1.
 
Según el artículo 39 LSSI, las infracciones graves pueden conllevar multas de importe comprendido entre los 30.001 a los 150.000 euros.
Así que nada: sigue sin adaptar tu web a la normativa.
Y cuidado si tienes un blog donde ofreces servicios: es el mismo supuesto.

¿Mi blog necesita aviso legal?

Es que os encanta escucharme:
           – Pues DEPENDE, oiga. Pues depende.
En resumidas cuentas puede decirse que, si gracias  a tu blog obtienes algún tipo –directo o indirecto- de beneficio económico, tendrás que adaptarlo a la LSSI y por tanto insertarle el correspondiente aviso legal.
En caso contrario, no.
¿Y si en mi blog me dedico única y exclusivamente a contar las peripecias diarias de mis asuntos personales, pero tengo algún banner publicitario de alguna empresa o profesional, aunque no tengan nada que ver conmigo?
Pues pasa que casi con toda seguridad también vas a tener que adaptarte a la LSSI, porque lo lógico es que estés cobrando por tener esa banner en tu blog y con eso ya estás obteniendo el referido beneficio económico.
Los blogs meramente personales, sin relación con actividad profesional o empresarial alguna y que no tengan ningún tipo de publicidad, quedan excluidos del ámbito de aplicación de la Ley.
Si no estás seguro, mejor infórmate, porque errores de ese tipo se pueden pagar muy caros.