Acceso a historial medico de fallecidos



El artículo 18.4 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente establece que:
Los centros sanitarios y los facultativos de ejercicio individual sólo facilitarán el acceso a la historia clínica de los pacientes fallecidos a las personas vinculadas a él, por razones familiares o de hecho, salvo que el fallecido lo hubiese prohibido expresamente y así se acredite. En cualquier caso el acceso de un tercero a la historia clínica motivado por un riesgo para su salud se limitará a los datos pertinentes. No se facilitará información que afecte a la intimidad del fallecido ni a las anotaciones subjetivas de los profesionales, ni que perjudique a terceros.
De cara a la normativa de protección de datos, qué duda cabe de que los datos médicos tienen la consideración de datos de carácter personal y además, de los considerados especialmente protegidos por el artículo 7 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.
Se plantean dudas y problemas en caso de fallecimiento de una persona: ¿se puede acceder a su historial médico? La norma citada al comienzo de esta entrada, lo permite sólo en ciertos supuestos: personas vinculadas al fallecido por relación familiar o de hecho (excepto si él lo hubiera prohibido expresamente).
Fuera de los mismos, no procede, salvo que hubiera un consentimiento expreso del fallecido, o salvo los casos previstos por la propia LOPD (cesión de datos a la autoridad judicial o administraciones públicas).
Por otro lado, los familiares de una persona fallecida pueden dirigirse al profesional o centro médico para que proceda a cancelar el historial médico de aquélla (artículo 2.4 del Reglamento de desarrollo de la LOPD), comunicando el fallecimiento y acreditándolo debidamente.
Este derecho es extensible a cualquier otro responsable de fichero que pueda tener datos del fallecido, al que igualmente se podrán dirigir los familiares para solicitar la cancelación.

Deja una respuesta